miércoles, marzo 18, 2015
0

por Carlos Ibáñez Quintana

Publica un diario de Bilbao un reportaje sobre los viajes realizados por los parlamentarios vascos, durante los años 2013 y 2014. Un escándalo. Recogemos a continuación los que más no han llamado la atención, con indicación del destino, motivo del viaje e importe del mismo.

Destino
Asunto
Coste

Roma
Eucoco
2.175,60
Colombia
Protección temporal derechos humanos.
10.656,91
Buenos Aires
Derechos humanos
15.615,94
El Aaiún
Apoyo a mujeres saharauis
2.644,54
El Aaiún
Conocer "in situ" derechos humanos
8.485,57
Tinduf
Asoc. Solidarias con el Sahara
1.351,15
Sevilla
Reunión "Paz para el Sahara"
3.842,95
Madrid
Comité solidaridad saharaui
208,91
Madrid
Comité Coordinación saharaui
258,44
Madrid
Coordinación Movimiento Saharaui
312,76
Madrid
Conferencia europea apoyo y solidaridad
2.633,63
Madrid
Pleno Congreso. Reforma legislativa.
6.240,51
Madrid
Conferencia europea apoyo y solidaridad.
2.643,63
Madrid
Debate sobre Treviño en las Cortes
1.806,19
Santander
Curso "Quo vadis Europa?"
3.787,07
Santander
Medicina y ciencias de la salud
3.787,07
Barbastro
Congreso: Del pico del petróleo
482,25
Zaragoza
35 años de Constitución
451,95
Mérida
XVIII conferencia "Paz Sahara"
3.201,65
Melilla
Situación mujeres refugiadas
5.559,17
Deba
Visita a la cueva Praileaitzi
356,40


76.502,29




Gastos totales en viajes
131.783,00

Como pueden apreciar los lectores hay viajes, los de mayor coste, que no se justifican. Se trata de problemas que no nos afectan y que por nuestra parte nada podemos hacer para resolverlos. Otros aparentan una utilidad. Pero se puede ver que para tener noticia del evento y de su desarrollo no hacía falta ningún viaje. Algunos son para la asistencia de los parlamentarios a cursos formativos. No se justifican. No necesitan adquirir ninguna formación adicional. ¿No se les ha elegido por sus dotes personales?

Las cantidades no son grandes si se comparan con otros capítulos, pero más de la mitad del gasto se ha hecho sin necesidad. Es España lo arreglamos diciendo que se trata de “el chocolate del loro”. Pero los ingleses, que son más prácticos, dicen “ahorremos los peniques, que las libras se guardan solas”. Y eso es algo en lo que tenemos que imitar a los ingleses. Pues no es de buenos tradicionalistas perseverar en nuestros defectos.

Porque si transigimos con el chocolate del loro, terminamos dando chocolate a un regimiento de loros. Ya que lo que hemos denunciado es un despilfarro, uno de tantos.

Y eso en el Parlamento Vasco. ¿Qué será en otras instituciones? Sin desprecio a los demás españoles recordamos que las instituciones políticas vascongadas gozaron siempre de fama de austeras y buenas administradoras. Conocemos juicios favorables a las mismas, no sólo de D. Carlos VII y los carlistas, sino también de Cánovas, de Indalecio Prieto y de Mola. Los Fueros nos permitían una participación popular en las mismas. Y hasta el siglo XX ha llegado esa tradición que, por lo que vemos, esta democracia está deteriorando.


0 comentarios:

Publicar un comentario