martes, abril 22, 2014
0
El pasado viernes 11 de abril la Conferencia Episcopal Española, ha hecho pública una nota con la intención de orientar al votante europeo y, aunque lógicamente, se dirige en primera instancia a los católicos, se dice en la nota que, se espera que pueda recibirse favorablemente por todos los hombres y mujeres de buena voluntad. Deseo al que nos unimos sinceramente, pues sabemos por la experiencia acumulada de anteriores convocatorias a distintos comicios electorales, que ni siquiera lo católicos siguen dichas orientaciones. En la mayoría de los casos, ni siquiera se molestan por conocerlas.

No ocurre así en nuestro caso, pues precisamente por ser católicos convencidos de que sólo siguiendo la Doctrina Social de la Iglesia, es como España y Europa entera se podrá construir sobre sólidos fundamentos donde las personas se puedan desarrollar en plenitud, y alcanzar mucho más fácilmente el fin último del ser humano que, no es otro que su salvación eterna.

Es por esto que leído dicho documento con el interés que nos merece, nos congratulamos al ver que el programa político con que Impulso Social concurre a las presentes elecciones al Parlamento Europeo, está en consonancia con el mismo. Y constatamos el hecho de que es algo que no ocurre con los programas de otros partidos. Motivo que nos confirma más si cabe en nuestras razones para concurrir a los comicios, ya que, llenamos un hueco destinado a todos aquellos que habitualmente no votan por no encontrar ninguna opción a la que votar en conciencia, a aquellos que, desengañados del uso que del uso de su voto se ha hecho en anteriores ocasiones, y a aquellos que por fin, desengañados de la inutilidad del voto útil o de donde nos ha llevado el voto al mal menor están deseando encontrar a alguien que esté dispuesto a ofrecer una alternativa que abra la puerta a la esperanza.

Aquí elijo puntos de la nota de prensa de la CEE y los escribo en  cursiva y a continuación puntos del programa o del manifiesto de Impulso Social que responden a lo que demandan los obispos en su nota. Y a continuación pongo algunos puntos del programa o del manifiesto de Impulso Social para constatar cómo, sus preocupaciones coinciden en gran medida con las nuestras y nuestras propuestas, responden a la orientación de la CEE.

Millones de ciudadanos jóvenes votarán por primera vez: algunos de ellos cursan sus estudios, otros trabajan, pero muchos, por desgracia, están desempleados. Impulso Social, consciente del inmenso drama que supone el desempleo juvenil, que con el incremento impuesto por la casta eurocrática de la edad de jubilación contribuirá a la precarización y la inestabilidad en el empleo de millones de jóvenes, impulsará cambios en esta política que pasará a ser objetivo económico prioritario, reforzará los Programas de Ayuda al Empleo Juvenil, arbitrando medidas de protección laboral para los jóvenes evitando la explotación.

……difícil situación de los pobres y vulnerables, de los jóvenes y personas discapacitadas, sin olvidar a aquellos que han sido empujados a la pobreza por la reciente crisis. El número de “nuevos pobres” está creciendo a un ritmo alarmante. Entendemos, asumimos y reclamamos que el BIEN COMÚN, y por ello la JUSTICIA SOCIAL, sean los principios de gobierno que rijan la Unión Europea. Pero son los Estados, que deben recuperar soberanía política y económica, a quienes corresponde promover las medidas más eficaces y necesarias, en función de su realidad, sin imposiciones supranacionales, para cumplir con su obligación de gobernar en favor del Bien Común, que es el de sus ciudadanos, lo que implica la búsqueda de la justicia social que por definición es distributiva.

…..hemos de hacer lo posible para que los que viven en una pobreza real accedan a un reparto más justo de los bienes. Impulso Social promoverá un nuevo modelo económico y social basado en la búsqueda de la Justicia Social que por definición es distributiva. Un modelo que garantice y haga real el derecho al trabajo, a la vivienda, a la sanidad, la educación y la protección social.

…..no sacrifique el principio de subsidiariedad, Impulso Social abogará por la reorganización de la Unión en base al fortalecimiento de la soberanía de los Estados y demás sociedades intermedias (asociaciones laborales, gremios, colegios profesionales…), debiendo recuperar estos capacidad de decisión y control en muchas de las materias que ahora son competencia de la política comunitaria, buscando la recuperación de competencias por parte de los Estados y sociedades intermedias, que deberán gozar de la capacidad de poseer bienes comunes que garanticen su capacidad de autogestión.

Que no es otra cosa que lo que se dice en el manifiesto:
Promoviendo, por ello, los principios de solidaridad y subsidiariedad; consiguiendo así la cohesión y la igualdad de oportunidades entre las personas de los diversos Estados participes de la Unión Europea.

Otro de los pilares de la Unión, que es también un principio básico de la Doctrina social católica, es la solidaridad,  En el preámbulo del programa se presenta Impulso Social como: Un movimiento que defiende: la justicia social, la cohesión y solidaridad entre los Estados miembros, la protección del mercado común europeo, la economía de mercado a partir del principio de la subsidiaridad, los derechos sociales de los trabajadores (para que no caigan en la precariedad ni en la miseria) y la protección de la vida y la familia.

Y en el manifiesto, lo mismo que antes: Promoviendo, por ello, los principios de solidaridad y subsidiariedad; consiguiendo así la cohesión y la igualdad de oportunidades entre las personas de los diversos Estados participes de la Unión Europea.

La vida humana debe ser protegida desde el momento de la concepción hasta el de la muerte natural. Impulso Social defenderá la Vida, derecho inalienable de la persona, desde la concepción hasta su fin natural, oponiéndose por ello a la consideración del aborto como un derecho e impulsando políticas de aborto cero en la UE.
Sobre la vida y la familia hay en el programa de Impulso Social, más que de sobra.

La familia, como célula básica de la sociedad, debe gozar también de la protección que necesita. Entre otros puntos se puede leer: Impulso Social, cree necesario, si se quiere una Europa estable, avanzar en la protección a la Familia, basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer. Para ello se establecerán políticas de preferencia y prioridad a su favor.

Impulso Social, entiende que la protección a la Familia obliga a impulsar planes específicos de ayuda. Por ello propondremos: desarrollo del Plan Europeo para la Dependencia; creación del Plan Europeo de Ayuda a las Familias Numerosas, Plan Europeo de Ayuda a las Familias con afectados por Enfermedades Raras y del Plan Europeo de atención a la Minusvalía y la Discapacidad; así como un Programa Europeo de Concienciación para la Integración Familiar de las Personas Mayores.

Impulso Social, trabajará para que la UE garantice el derecho de los padres a escoger libremente, sin barreras económicas, la educación que deseen para sus hijos.

La UE tiene una frontera exterior común. La responsabilidad de la recepción e integración de los inmigrantes y solicitantes de asilo debe ser compartida proporcionalmente por los estados miembros.Impulso Social exigirá de Europa la corresponsabilidad en materia migratoria a partir de los acuerdos suscritos en relación con la libre circulación de personas, de forma tal que se deberá exigir una política de protección y defensa de las fronteras de España, y por ende de Europa, en todas nuestras costas y especialmente en el continente africano. Lo que suceda en los territorios africanos españoles, además de un problema para España, es y debe ser, y así se acordó, un problema para Europa.

Somos custodios de la creación y debemos profundizar en nuestra decisión de respetar y alcanzar los objetivos de emisión de CO2. Impulso Social estima que el cambio de modelo energético es una condición indispensable para la estabilidad económica y la creación de empleo, siendo necesario poner fin al actual régimen de oligopolio. Por ello, además de la necesaria conservación y mejora medioambiental, es necesario impulsar el uso de la energía verde o de energías limpias, reduciendo las emisiones de CO2, y buscando una mayor eficiencia energética en consonancia con los objetivos establecidos en el Libro Verde, Un marco para las políticas de clima y energía en 2030.

Abogamos, En nombre de nuestros ciudadanos mayores, por conseguir el nivel y la calidad en la atención a la que tienen derecho, pero también pedimos políticas que creen nuevas oportunidades para los jóvenes. Impulso Social propondrá la creación de un fondo de cohesión, cooperación y compensación europeo que vigile por el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones, aplicando el principio de la subsidiaridad en aquellos casos en que los Estados que se vean obligados, por razones coyunturales, a tener que ajustar las misma en aras de sostener el déficit público, de forma tal que esta indexación de las pensiones no afecten a sus ratios de convergencia. Las pensiones habrán de ser dignas y podrán ser gestionadas por las sociedades intermedias.

Impulso Social, consciente del inmenso drama que supone el desempleo juvenil, que con el incremento impuesto por la casta eurocrática de la edad de jubilación contribuirá a la precarización y la inestabilidad en el empleo de millones de jóvenes, impulsará cambios en esta política que pasará a ser objetivo económico prioritario, reforzará los Programas de Ayuda al Empleo Juvenil, arbitrando medidas de protección laboral para los jóvenes evitando la explotación.

Nosotros, obispos católicos, pedimos que el proyecto europeo no se ponga en riesgo ni se abandone por las dificultades de la presente situación. Es esencial que todos nosotros —políticos, candidatos y todas las demás partes implicadas— contribuyamos constructivamente a modelar el futuro de Europa. Todos tenemos demasiado que perder si el proyecto europeo descarrila.

Aunque no figura en el programa de Impulso Social el lema EUROPA SÍ PERO, NO ASÍ, nuestros primeros candidatos lo repiten una y otra vez. Pues no somos antieuropeos como también se ha dicho desde la Coalición sino que, queremos reconducir el itinerario de construcción de Europa para que no terminemos todos despeñándonos por la vía del Hedonismo y del Indeferentismo.

Si se lee con detenimiento la nota publicada por la CEE, se recogen los puntos que, en su día el Papa Benedicto XVI calificaba como no negociables: Vida, Familia y Bien Común y de aquí Subsidiariedad y Solidaridad. Y aunque no digan nada de la libertad de Enseñanza, se entiende que queda subsumida dentro del principio de Subsidiariedad. Por lo tanto, la Conferencia Episcopal en su nota, no hace más que desarrollar estos ya conocidos cuatro principios. Principios que, fueron la base desde la que se negoció la formación de Impulso Social para ofrecer a los españoles, sobre todo a los católicos, la posibilidad de votar en conciencia y llevar una luz a la actual Europa que se encuentra sumida en las tinieblas que generan el olvido de los fundamentos evangélicos como consecuencia de haberle dado la espalda a Dios.

He aquí el objetivo último de Impulso Social, llevar a Europa una luz que ilumine el camino por el que seguir su andadura. 

Miguel Ángel Bernáldez, candidato de Impulso Social y miembro de la comisión de programa de la coalición

0 comentarios:

Publicar un comentario