jueves, febrero 13, 2014
0
por Manuel Morillo

¿Qué es el pepeísmo? El asunto afecta a una parte importante de los católicos "oficiales", tanto políticos como intelectuales, y cuenta con el aliento, más o menos activo, de parte de la jerarquía española (de forma opuesta a la doctrina de la Santa Sede).


Y la nueva herejía se enmarca entre lo político y lo religioso (por sus implicaciones morales y por sus resultados criminales y contra el derecho natural):

  • El pepeísmo, que es una nueva forma de fideísmo
El pepeísmo se da  en general en todos los relacionados con la naturaleza humana y el cambio de concepción antropológica, como la sodomía, el género, el aborto, la justicia social, etc...


El pepeísmo, de forma análoga al fideísmo, consiste en renunciar a la inteligencia y a la razón, rechazándolas, para poder seguir, con total asentimiento intelectual la más criminales y contrarias a la naturaleza humana de las propuestas y acciones políticas y administrativas, con la condición de que las "revele" el PP.


A todos nos viene a la cabeza nombres de magníficas personas, talentosas y valientes, que se convierten en herejes pepeístas dispuestos, parafraseando al santo, a dejar no sólo el sombrero sino la cabeza cuando entran (metafóricamente) en Génova 13.

Y están abiertos a aceptar (y justificar y defender) el aborto bueno de Rajoy que era malo por ser el socialista de Ledesma hasta que lo adoptó éste, y a justificar los "matrimonios" sodomitas si són lo mismo pero se llaman diferente (uniones civiles) tal como proponen los populares, etc...

Esta herejía pepeísta no solo se encarna en personas concretas, sino que se organiza en asociaciones, que de forma consciente o inconsciente, sirven a los intereses de la organización centroreformista.

Y esta forma, especialmente la de las organizaciones pantalla, es la más peligrosa porque se especializa en encuadrar y neutralizar a las personas de buena voluntad que quisieran luchar por la civilización cristiana, pero que una vez captados por las asociaciones infectadas del virus pepeísta se convierten en cooperadores del asentamiento de los postulados sociales de los enemigos del Orden Natural.

El problema es que, como en el arrianismo, una gran parte de la Iglesia Jerárquica española, de forma contraria a la Santa Sede, comparte secretamente esta posición heterodoxa, y apoya más o menos abiertamente a los herejes pepeístas (algunos por simpatía con la ideología liberal, otros por "utilidad" ´-maquiavelos de pacotilla como muestra la experiencia- y otros por miedo como los que defendían la ostpolitk y ahora el entendimiento con el Islam) .


Pepeístas recibiendo la nueva ley Gallardón.

0 comentarios:

Publicar un comentario